valenciadiario.com / valenciadiario.es

Diario digital Progresista / Ecologista / Solidario / Defensa del trabajador / Defensa del consumidor / Defensa de los animales


Empleo juvenil
Foto: Pixabay/2021
Fuente: Comisiones Obreras (CCOO)
Valencia 23
de junio de 2021

CCOO PRESENTA EL INFORME “PRINCIPALES DATOS DE EVOLUCIÓN DE LOS CONTRATOS FORMATIVOS 2019 Y 2020”

 

• El contrato para la formación y el aprendizaje no está contribuyendo a solucionar el problema del desempleo juvenil.

La secretaría de Empleo y Cualificación profesional de CCOO ha elaborado un informe sobre la evolución de los contratos formativos. Para su responsable, Lola Santillana, “cualificación, oportunidades de empleo e inserción laboral de jóvenes son los objetivos del contrato para la formación y el aprendizaje, que nos debe situar en la senda y el objetivo del trabajo decente y de calidad. Sin embargo, este tipo de contratos no parece estar ayudando a la difícil situación laboral juvenil”.

El informe señala que el contrato para la formación y el aprendizaje es utilizado fundamentalmente por microempresas o empresas de menos de 25 personas en plantilla, en los sectores de hostelería y comercio y en ocupaciones básicas y elementales, y apunta la necesidad de reformar de manera consensuada este contrato, apostando por un único modelo estatal de formación dual que ofrezca verdaderas oportunidades de formación y empleo para la población activa más joven.

En su diseño original, el contrato para la formación y el aprendizaje perseguía facilitar la cualificación, las oportunidades de empleo y la inserción laboral de las personas jóvenes. Sin embargo, a lo largo de los años, CCOO ha venido denunciado su inutilidad para dar respuesta al reto de incorporar al mercado de trabajo a las personas trabajadoras más jóvenes, facilitando su independencia. Dada su disfuncionalidad, las conclusiones del informe de CCOO “Principales datos de evolución de los contratos formativos 2019 y 2020”, se focalizan en esta modalidad.

Todo parece indicar que “la utilización de este contrato podría estar encubriendo relaciones laborales en las empresas de menor tamaño, con una escasa efectividad en términos de inserción laboral real y adquisición de competencias profesionales”, señala Lola Santillana.

En los últimos 13 años, el número de contratos para la formación y el aprendizaje ha descendido: de los 109.407 de 2007 a los 24.637 en 2020. En 2012, cuando el gobierno popular redujo su componente formativo, aumentó el beneficio económico para las empresas y elevó el límite de edad hasta los 30 años, las contrataciones aumentaron un 75%, aumentando también la edad de las personas contratadas. “Se desvirtuó su finalidad formativa, desvinculándolos de los certificados de profesionalidad y se privilegió la rentabilidad para las empresas, propiciando una utilización perversa de su objeto legal, alejándose de los más jóvenes y precarizando el empleo juvenil”, explica la secretaria confederal de Empleo y Cualificación Profesional de CCOO.

En los años 2019 y 2020 el límite de edad para celebrar contratos se restablece en los 24 años, produciéndose una caída de la contratación a personas entre 25 y 30 años: de suponer el 26% de la contratación en 2018 pasa a representar el 8% del total de la contratación en 2019. Y aunque cabría esperar un aumento de la contratación de los jóvenes de 16 a 24 años, por lo general con menos nivel educativo y menos experiencia laboral, sin embargo, el volumen de contratación global desciende en ese periodo.

Respecto a su distribución por nivel formativo, los contratos para la formación se han concentrado en las personas con niveles formativos superiores: FP superior y Universidad, hecho que se opone a su objeto y finalidad. Tan solo el 35% de las personas contratadas tienen estudios de educación primaria. Por otra parte, se desconoce su incidencia en la competencia profesional y en la cualificación de las personas.

Junto a ello, la tasa de inserción laboral acumulada es meramente anecdótica: de 2007 a 2020 solo 7 de cada 100 contratos se convirtieron en indefinidos. Ni siquiera la relajación de las condiciones de los años 2012 a 2015 supuso un aumento de la contratación, sino que, al contrario, se dieron las tasas más bajas de inserción, cercanas al 2%.

Como es habitual en materia laboral, también aquí despunta la segregación laboral de la mujer. A pesar de tener un nivel de formación superior al del joven (49% de mujeres con estudios superiores frente al 35% de los hombres), su participación es incluso inferior (48%) al porcentaje que supone en el porcentaje total de jóvenes (49%).

Por último, es destacable el papel del tamaño de las empresas en este tipo de contratos: las más grandes requieren personas con alta cualificación y lo hacen a través del contrato de prácticas, mientras que las más pequeñas utilizan el contrato para la formación, con personas de menor cualificación.

Puesto que los contratos para la formación y el aprendizaje no han ocupado a los más jóvenes, Lola Santillana destaca que “CCOO sigue apostando por su reforma, adecuándolo a las necesidades reales de cualificación de las personas más jóvenes y facilitando su inserción laboral y su conversión a una contratación indefinida. De otra manera, seguiremos engañando a la juventud y frustrando sus anhelos y expectativas formativas y laborales”.

 

• © valenciadiario.com © valenciadiario.es - 2015-2020 (Todos los derechos reservados).
• Queda terminantemente prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos ofrecidos a través de esta Web, salvo autorización expresa de valenciadiario.com, o de valenciadiario.es.
• Queda prohibida toda reproducción a los efectos del artículo 32,1, párrafo segundo, Ley 23/2006 de la Propiedad Intelectual. 
• Queda prohibida la distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta Web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.