valenciadiario.com / valenciadiario.es

Diario digital Progresista / Ecologista / Solidario / Defensa del trabajador / Defensa del consumidor / Defensa de los animales


A contracorriente
Foto: VD/2020

Fuente:
Enrique Arias Vega
Valencia 14
de febrero de 2020

  OPINIÓN  
Por: Enrique Arias Vega
FRACASO CONTRA LA VIOLENCIA DE GÉNERO

 

• Me perturban extraordinariamente las manifestaciones de apoyo tras el asesinato machista de una mujer, con aplausos y demás parafernalia. Para algunos pervertidos, eso hasta podría considerarse como una celebración, con efecto imitación y todo: mis impulsos homicidas —podrían pensar— no son algo anormal, sino que también les suceden a otros, tal como se acaba de apreciar.

Es una manera de verlo, sobre todo teniendo en cuenta que en los últimos veinte años apenas si ha descendido el número de asesinatos machistas: en 2015, por ejemplo, hubo bastantes más que en 2009 ó 2005. En cambio, los recursos económicos destinados a combatir e impedir esa terrible lacra se han multiplicado varias decenas de veces. Claro que a donde han ido a parar, fundamentalmente, es a la creación de asociaciones, organismos y entidades donde acaban colocándose paniaguados y amiguetes en vez de a resolver el odioso problema.

Un problema, digámoslo ya, que no es genuinamente español, como algunos quisieran hacernos creer, ya que somos superados en esas trágicas estadísticas no sólo por todos los países más subdesarrollados, sino por otros que consideramos punteros en esa lucha, como Dinamarca, Finlandia o Estados Unidos.

Eso no hace que el fenómeno sea menos pavoroso, por supuesto. Pero sí que requiera medidas más audaces, desde la obligada reinserción del delincuente —lo que supondría la prisión permanente en la mayoría de los casos que no lo consigan, hasta la amenaza de castración química, en otros—. Quizá tengan razón quienes sugieren que ésta no inhibe los impulsos del asesino sexual, pero no me negarán que su sola amenaza disuadiría a muchos de cometer sus crímenes.

Ya es hora, también, de exigir responsabilidades a quienes miran para otra parte: gentes que niegan su auxilio, vecinos conocedores de situaciones previas de infamia, testigos de prolegómenos criminales,… que si no como cómplices de esos delitos, al menos deberían ser acusados de encubridores de los mismos. Seguro que entonces las cosas cambiarían y no seguiríamos en las mismas, como ahora.

ENRIQUE ARIAS VEGA

Diplomado en la Universidad de Stanford, lleva escribiendo más de cincuenta años. Sus artículos han aparecido en la mayor parte de los diarios españoles, en la revista italiana Terzo Mondo y en el periódico Noticias del Mundo de Nueva York.

Entre otros cargos, ha sido director de El Periódico de Catalunya, de Barcelona, El Adelanto de Salamanca, y la edición de ABC en la Comunidad Valenciana, así como director general de publicaciones del Grupo Zeta y asesor de varias empresas de comunicación.

En los últimos años, ha alternado sus colaboraciones en prensa, radio y televisión con la literatura, habiendo obtenido varios premios en ambas labores, entre ellos el nacional de periodismo gastronómico Álvaro Cunqueiro (2004), el de Novela Corta Ategua (2005), el de periodismo social de la Comunidad Valenciana, Convivir (2006) y el de Compostela Monumental (2011).

Sus últimos libros publicados han sido una compilación de artículos de prensa, como España y otras impertinencias (2009) y otra de relatos cortos, Nada es lo que parece (2008). Es autor, también, entre otras obras, de la novela El Ejecutivo (2006), de la que ya van publicadas tres ediciones, de Ir contra corriente (2007), Valencia, entre el cielo y el infierno (2008) y una antología de semblanzas bajo el título de Personajes de toda la vida (2007).

 

• © valenciadiario.com © valenciadiario.es - 2015-2020 (Todos los derechos reservados).
• Queda terminantemente prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos ofrecidos a través de esta Web, salvo autorización expresa de valenciadiario.com, o de valenciadiario.es.
• Queda prohibida toda reproducción a los efectos del artículo 32,1, párrafo segundo, Ley 23/2006 de la Propiedad Intelectual. 
• Queda prohibida la distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta Web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.