valenciadiario.com / valenciadiario.es

Diario digital Progresista / Ecologista / Solidario / Defensa del trabajador / Defensa del consumidor / Defensa de los animales


A contracorriente
Foto: Pixabay/2020
Fuente: Enrique Arias Vega
Valencia
08 de enero de 2020

  A CONTRACORRIENTE  
EL RADICALISMO COMO FORMA DE HACER POLÍTICA - Opinión: Enrique Arias Vega

 

• Un yerno mío británico se asombraba, no hace mucho, de que los españoles gritásemos tanto en la calle, sin dejarnos hablar unos a otros ni en las reuniones familiares y, en cambio, nuestros parlamentarios fuesen tan corteses, turnándose en el uso de la palabra y no interrumpiéndose: “Justo lo contrario de lo que sucede en el Reino Unido, donde la gente es educada en la calle pero se producen unos guirigayes de locos en el Parlamento”. Ya no podrá decir lo mismo tras la investidura de Pedro Sánchez esta semana.

Lo que acabamos de hacer en España es asemejarnos a otras cámaras legislativas —y no para bien—, en las que la bronca y el insulto están a la orden del día cuando no el llegar a las manos entre sus señorías.

Comienza a ser ya moneda común en todas partes, desde Hong Kong a Venezuela —en la que empiezan a multiplicarse los presidentes—, o los Estados Unidos, donde el posible impeachment a Donald Trump ha levantado un muro de odio cerval entre demócratas y republicanos.

Y es que no se ha producido el ocaso de las ideologías, como profetizaba erróneamente Francis Fukuyama en su libro El fin de la Historia y el último hombre, sino todo lo contrario: la exacerbación ideológica. ¿Por qué, si no, la violencia de las manifestaciones de los chalecos amarillos en Francia, un país que vive por encima de sus posibilidades, o la auténtica guerrilla urbana en Chile, el país más próspero de aquel continente?

Pues porque el bienestar económico producido por la globalización, con una generación que vive diez veces mejor que sus padres y cien veces mejor que sus abuelos no le basta a ésta ante la presencia de nuevos retos y nuevos valores de los que hasta ahora se sentía excluida: ecología, feminismo, medio ambiente, protección social… Por eso, el social comunismo, o progresismo, o llámese como se quiera, no ha desaparecido, sino que sus postulados se han radicalizado bajo nuevas denominaciones, con el común denominador de una mayor intervención del Estado en la vida pública.

Por otra parte, si la izquierda se ha endurecido, lo mismo ha pasado con el pensamiento liberal. Unos y otros se han enquistado en el fundamentalismo, digámoslo así. Ya no hay, pues, comunistas clásicos ni fascistas como los de antaño —salvo China, quizás, que participa de ambas ideologías—, sino que unos y otros ahora son simplemente ultras, radicales o extremistas, en defensa de los valores sociales, aquéllos, y de las libertades individuales, éstos; concepciones antagónicas, por supuesto, que ofrecen un panorama de confrontación mundial que no acaba más que comenzar.

ENRIQUE ARIAS VEGA

• Diplomado en la Universidad de Stanford, lleva escribiendo más de cincuenta años. Sus artículos han aparecido en la mayor parte de los diarios españoles, en la revista italiana Terzo Mondo y en el periódico Noticias del Mundo de Nueva York.
• Entre otros cargos, ha sido director de El Periódico de Catalunya, de Barcelona, El Adelanto de Salamanca, y la edición de ABC en la Comunidad Valenciana, así como director general de publicaciones del Grupo Zeta y asesor de varias empresas de comunicación.

 

• © valenciadiario.com © valenciadiario.es - 2015-2020 (Todos los derechos reservados).
• Queda terminantemente prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos ofrecidos a través de esta Web, salvo autorización expresa de valenciadiario.com, o de valenciadiario.es.
• Queda prohibida toda reproducción a los efectos del artículo 32,1, párrafo segundo, Ley 23/2006 de la Propiedad Intelectual. 
• Queda prohibida la distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta Web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.